ALGUIEN / ALGÚN LUGAR

http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3849 (1).jpg
http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3819 (1).jpg
http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3796 (1).jpg
http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3836 (1).jpg
http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3843 (1).jpg
http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3838 (1).jpg
http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3845 (1).jpg
http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3830 (1).jpg
http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3846 (1).jpg
http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3828 (1).jpg
http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3820 (1).jpg
http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3841 (1).jpg
http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3800 (1).jpg
http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3803 (1).jpg
http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3802 (1).jpg
http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3806 (1).jpg
http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3805 (1).jpg
http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3797 (1).jpg
http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3807 (1).jpg
http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3809 (1).jpg
http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3810 (1).jpg
http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3812 (1).jpg
http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3814 (1).jpg
http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3813 (1).jpg
http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3839 (1).jpg
http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3818 (1).jpg
http://oscarayala.laveneno.org/files/gimgs/th-53_DSC_3798 (1).jpg

ALGUIEN / ALGÚN LUGAR

Advertencia: Intentaré el C+V, el reciclaje y el zapping, el hablar sin parar y el ser un poco ignorante.

Alguien / Algún lugar se organiza a partir de dos recuerdos. Un recuerdo que dice: “Salió de casa cuando aún estaba pequeño. Tenía 4 años y una extraña fascinación por saltar y atravesar una vía hacia el misterio. El misterio, se encontraba escondido en las palabras que le dijeron cuando preguntó a donde llegaba una carretera que salía del pueblo donde vivía su familia. La respuesta siempre la conservó: La Ciudad. Soñaba con recorrer ese camino. La Ciudad, ¿cómo era? Por las palabras que escuchaba, supo que era más grande, mucho más grande que el pueblo donde vivía. Vamos a conocerla. Vamos a ese pueblo nuevo que todos llaman ciudad. Desde los 4, a Javier le gustaron los viajes y, aún más, desde que se imaginaba viajando por la ciudad” (Ayala, Oscar. (2004) Transurbano. Sin Publicar). Y otro recuerdo que dice: “las diferencias del paisaje. BOG / CUB. Ante todo es/son la sutiles diferencias”.

Alguien / Algún lugar empezó a escribirse desde el entorno. Mirando alrededor de los lugares de habitación, del hábito y la rutina. De los lugares del estar, de la permanencia. ¿Dónde vivo? ¿Dónde trabajo? ¿Qué ha cambiado?

Alguien / Algún lugar se instala en una calle de la ciudad de Bogotá D. C. La 48. Una calle donde se ha estado una y otra vez (10 años de permanencia), entrando y saliendo, caminando y huyendo, viendo una casa enrejada, un árbol que puede tener sus buenos quinientos años, la casi dominante Universidad Católica, el edificio con más de 100 habitantes, los dos moteles en funcionamiento con sus traviesos huéspedes, la fotocopiadora, los nuevos vecinos y su casa ambulante.

Alguien / Algún lugar es un ejercicio. En todo momento se está haciendo ejercicios. Desde los movimientos físicos que se hacen en el colegio hasta los bocetos de una obra de arte, todos son ejercicios. Se ejercitan los músculos y se ejercitan las destrezas y habilidades con las que se trabaja. Se ejercita para poner a punto alguna idea que se encuentra rondando por la maraña de pensamiento, por el pensamiento que busca e indaga hasta hallar la mejor solución.

Alguien / Algún lugar se ejercita en medir, registrar, dibujar; en describir, repetir, traducir.

Aquí / allá: los lugares determinan las experiencias. Todo es muy sutil, casi imperceptible. Agudizar la observación para ver si se puede identificar la diferencia. ¿Si habrá alguna diferencia?

Actualización de la enunciación: ¿Cómo se hace para estar y habitar un lugar? ¿Cómo se puede estar en un lugar, si al final siempre se estará de viaje, de paso? Los lugares (como los pensamientos, como la experiencia) son inasibles. Se desean tener para poder hablar de ellos. Se intentan traducir para decir como son, como se quieren, como se piensan, como gustan, como no gustan, como pertenecen, como no pertenecen. Para poder tener un lugar se intenta la repetición (el estar una y otra vez) que exhibe un repertorio de formas de hablar de y sobre un lugar.

Alguien / Algún lugar intenta vivir en un lugar, pero no puede llevarlo. Intenta llevarlo en una fotografía pero se pierde en el tiempo. Intenta llevarlo en el recuerdo, pero se disuelve en el olvido. Intenta describir en fotografías, en dibujos, en palabras, en imágenes, en sonidos, eso que no es posible traducir: el estar y el permanecer; el lugar y la experiencia de él.

Repetir es la acción que permite prepararse para ver la diferencia en el momento adecuado.
Repetir es la acción que permite prepararse para ver el paisaje en el momento adecuado.